Comunicados

SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO HONDUREÑO: La dignidad se mantiene en la Calle.

El pueblo hondureño, quien vive diariamente en unos de los países más injustos de América, y en las ciudades más violentas del continente, este pueblo hermano se encuentra en un Estado de sitio. El Estado Hondureño, históricamente dominado por el bipartidismo entre el Partido Nacional y Liberal, se encuentra cooptado por mafias y estructuras que a base de corrupción se enriquecen una vez llegados al Gobierno.


La crisis política iniciada en 2009 con el golpe de Estado a Manuel Zelaya, propicio el avance organizativo que fortaleció una propuesta electoral de sectores no tradicionales que participaron en las pasadas elecciones del 26 de noviembre, estos sectores han disputado y posiblemente triunfado en los comicios, dando un salto como nueva alternativa al pueblo hondureño.


Esta propuesta de corte centro izquierdista, ha provocado una reacción de los poderes tradicionales, que se resisten a abandonar el gobierno, a partir de ello se destacan los siguientes elementos:
- Se ha detenido el conteo de votos, que en su primer informe daba 5% de ventaja a Salvador Nasralla, presidenciable de la Alianza de la Oposición contra la Dictadura, dejando en segundo lugar a Juan Orlando Hernández, actual presidente, y candidato a la reelección por el Partido Nacional. Esto genera interpretaciones de un posible fraude.
- La reelección está prohibida en Honduras por la constitución, lo que ya es una maniobra poco legitima del actual régimen.
- Se han generado movilizaciones que han sido duramente reprimidas, dejando muertos, heridos y cientos de arrestos.
- Se han registrado saqueos a comercios, denunciados como parte de infiltraciones del partido de gobierno en las manifestaciones, lo que ha servido de pretexto para instaurar un Estado de sitio.
- El resultado sigue sin definirse, generando gran expectación y el escenario de una dictadura violenta y abierta que asesina al pueblo trabajador y golpea a las organizaciones populares.

Ante Esto desde la Juventud Obrera Cristiana de América:
- Nos hacemos solidarios con el pueblo hondureño en general y con su juventud trabajadora en particular, que hoy se debate entre la vida y la muerte en las calles del país.
- Les hacemos llamados a las instituciones y organismos multilaterales a parar la masacre de líderes obreros, campesinos y juveniles en Honduras.
- Planteamos a la Opinión pública internacional nuestra profunda indignación y repudio a actos gubernamentales que nada tiene que ver con la vocación democrática y si están relacionados con una cultura del terror, el odio y la criminalización de la protesta que solo los gobiernos neofascistas están acostumbrados a hacer.
- Exhortamos a la Iglesia a pronunciarse en contra de este hecho bochornoso que representa un atentado directo contra los valores cristianos y contra la dignidad Humana.

¡¡¡QUE SE RESPETE LA VOLUNTAD DEL PUEBLO, QUE VIVA EL PUEBLO HUNDUREÑO!!!!

JUVENTUD OBRERA CRISTIANA DE AMERICA